¿Es el labial rojo una invitación?

Diariamente camino de mi casa al trabajo, un trayecto de aproximadamente 30 minutos, tengo una ruta definida y el barrio es lo que en estándares de muchos se considera normal. Ayer mientras iba hacia la oficina desde un carro un hombre, de 40 años o más, me gritó “Uy mami quisiera cogerme esa boquita” y aceleró el carro antes de que yo, pasmada por la vulgaridad y violencia de su ‘piropo’ alcanzara a reaccionar.

Inconscientemente me puse a pensar que había hecho yo para ‘ganarme’ el piropo, era consciente que de ninguna manera lo había incitado, pero aun así quería saber por qué. Así que me puse a revisar mi atuendo, iba en su mayoría de negro, no llevaba escote ni minifalda, prendas con las que erróneamente muchos, en esta sociedad machista y patriarcal, creen que las mujeres ‘incitamos’ este y otro tipo de comportamientos, por lo que pensé en el piropo y caí en cuenta de que ese día estaba usando un labial color vino y quedé desconcertada. ¿Enserio me había dicho eso tan vulgar por el color de mi labial?

Me pareció absurda y desconcertante la situación pero no lo dejé ir, recapitulé días previos para ver si lo que acaba de descubrir se aplicaba para todas las veces que en los últimos meses me habían dicho algo vulgar. Con horror descubrí que era verdad, cada vez que alguien me soltaba un ‘piropo’ de esos era porque estaba usando un labial de un tono fuerte y que la mayoría esos comentarios provenían de hombres cuarentones o viejos verdes y no de aquellos, que han sido estereotipados como lanza piropos, como los obreros, es más en mi caso han sido los que están construyendo un edificio por donde camino, a los que les ha valido madres si paso frente a ellos usando labial rojo.

Es ilógico que ahora el color de nuestros labios nos haga objetivos de este tipo de comentarios burdos que violentan a la mujer de muchas maneras, es absurdo que ahora tengamos que pensar que si queremos evitar este tipo de cosas no podemos usar labial rojo, ¿hasta allá ha llegado el machismo? OJO no digo que lo debamos hacer, yo no lo he hecho ni lo pienso hacer. Sin embargo me pregunto porqué lo hacen, acaso se sienten más machos sabiendo que causan incomodidad en la mujer o enserio esperan que alguna de nosotras responda con una sonrisa y los brazos abiertos, muchas de nosotras o hemos empezado a responderles o nos hemos hecho maestras en ignorarlos, aún así para mi, esta nueva fuente de provocación de piropos, significa para muchas guardar en lo más profundo de sus cajones los labiales fuertes para no tener que aguantar uno o mas momentos de incomodidad en la calle, significa una menor libertad y gobernabilidad sobre nuestros cuerpos, cada vez somos juzgadas más y nuestras opciones sobre como nos queremos ver o vestir se ven reducidas por este tipo de comportamientos que no hacen mas que promover la sumisión si se quiere ‘vivir tranquilas’ manteniendo ese machismo asfixiante que a todas nos tiene cansadas. Me horroriza pensar que hay mujeres que si lo están haciendo para evitarse esa sensación que te desnudan con la mirada.

Mucho se ha hablado sobre como combatir esto, algunos les dicen se pongan en nuestro lugar, pero francamente me parece imposible, son contadas las veces que una mujer dice comentarios burdos; otros han dicho que piensen en que son sus madres, hijas, hermanas y demás miembros de sus familias y otros como yo exigimos respeto porque somos seres humanos y lo merecemos. Pero en vista de que eso poco les importa les sugiero que piensen como se sentirían sus madres al escuchar que un desconocido, después de morbosearla con la mirada les diga “quisiera abrir esas piernas para ver los tesoros”. 

Unas amigas en la universidad hicieron un proyecto para estas situaciones, en Ellas También Piropean quisieron voltear todo el tema de la objetivación de la mujer, intentaron objetivar hombres para que se pusieran en nuestros zapatos y por un momento entendieran como nos sentíamos, así que recolectaron los piropos más vulgares para hombres que encontraron y los imprimieron en tarjetas que las repartimos por toda la universidad, los hombres a los que se las dimos se sonrojaron o se incomodaron tanto que se alejaron sin saber que hacer. Hoy el proyecto evolucionó y se convirtió en su tesis de grado con el nombre de Ahórrate el Piropo, les dejo la página en Facebook por si lo quieren revisar.  https://www.facebook.com/AhorrateElPiropo/?fref=ts

Después de mucho pensar decidí escribir esto para que pensáramos que diablos nos pasa como sociedad para llegar a este punto y segundo porque tenemos toda la libertad para ir por la calle usando el labial del color que queramos sin miedo a las palabras de los otros, porque así como ellos, nosotras también nos merecemos caminar tranquilas.

Mujeres tengan la respuesta preparada: “¡OIGA RESPETE!” por si algún día mientras van por la calle con su labial rojo les sueltan un piropo de esos.

Quien quita que con el tiempo nos empiecen a respetar enserio.

 

Advertisements